Cultura de empresaDigitalizaciónEspaciosGestiónHerramientas

¿Porqué es mejor un enfoque global?

A menudo encontramos profesionales que venden el Smart Working empujando su propio ámbito de trabajo. Hay ofertas de smart working limitado a recursos humanos o como nueva distribución de mobiliario.

Lamentablemente, aunque las ventajas de desarrollar un aspecto del Smart working siempre son claras, la ausencia de un proyecto global puede disminuir la eficacia de la acción y hacer que la inversión económica no obtenga el retorno deseado.

Tomar el Smart Working «por partes» no permite ahorrar más, a lo contrario, el riesgo es gastar mucho más para arreglar errores por falta del análisis previo o por su parcialidad.

Por otra parte, empezar con buen pie y con un diagnóstico que tenga en cuenta todo los aspectos importante para poder pasar adecuadamente al smart working, puede parecer más caro al principio, pero distribuyen do los gastos en el tiempo y según un programa, al final la inversión dará sus frutos!

EL enfoque parcial

El ejemplo claro de un enfoque parcial es la clásica situación en la que se sustituye un programa de facturación: se crean tensiones y se ralentiza el trabajo de todos ya que no se ha hecho una formación adecuada a toda la plantilla implicada, sino solamente al usuario final del programa, que tiene que abarcar toda la responsabilidad de esta novedad y del descontento de los compañeros.

Otro ejemplo es la introducción de medidas individuales relacionadas con el Smart Working como el teletrabajo o herramientas de transformación digital: obviamente son acciones que traen ventajas pero también dificultades en su implantación además, las ventajas se multiplican si asociadas a otras acciones coordinadas dentro de un mismo marco proyectual.

Seguro que ya ha pasado!

El enfoque global

Un cambio tan gordo como el Smart Working necesita un planteamento global, una fase de experimentación y un seguimento que permita la adaptación de toda la plantilla de trabajadores y directivos, alcanzando así un modelo de trabajo positivo que permanece en el tiempo y se adapta a las necesidades futuras.

Además de las acciones y del proyecto, lo más importante es el nuevo planteamiento de la cultura de empresa que cambia y que permite que las acciones propuestas tengan un resultado que perdure en el tiempo.

La cultura de empresa no se cambia con un chocar de dedos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *